jueves, 3 de julio de 2008

Imhotep

Imhotep fué uno de los pocos egipcios que fué considerado como dios (exceptuando los faraones es eran considerados dioses vivientes). Fué visir del faraón Djoser, de la tercera dinastía y fué famoso no sólo como médico sino también como arquitecto, astrónomo y administrador. La célebre pirámide escalonada de Saqqara (cerca de Menphis) la primera de las pirámides construídas en el antiguo Egipto fué obra de Imhoptep y el primer monumento en piedra construído por el hombre.

Fué el primer sabio y escriba deificado. En el Nuevo Reinado era venerado como patrón de los escribas. Antes de iniciar cualquier tarea, los escribas derramaban unas gotas de agua o vino en honor de Imhotep. Durente este tiempo, Imhotep fué considerado como Nefertem, hijo de Path.

Duante el período de la última dinastía, cuando la capital de Egipto fué llevada a Sais, Imhotep fué honrado como dios, hijo de Ptah y de la diosa Nut o Sekhmet. Numerosas curas milagrosas fueron atribuídas a Imhotep. Los griegos lo identificaban con Asclepio, su dios de la medicina y de las curaciones. Durante los Ptolomeos, se le construyó un pequeño templo en la isla de Philae, cerca de la actual Assuán.

Existen varias esculturas y pinturas que representan a Imhoptep, como un sacerdote con la cabeza afeitada, a veces sentado con un papiro enrollado en la mano.

Imhotep está considerado como el fundador de la medicina egipcia, y autor del papiro Edwin Smith acerca de curaciones, dolencias y observaciones anatómicas (aunque este texto probablemente fue escrito alrededor del 1700 a. C., con añadidos de otros médicos). En este texto Imhotep recomienda el uso de vahos de opiáceos como anestésico. Describe observaciones anatómicas, el examen, diagnóstico, tratamiento y pronóstico de numerosas heridas con todo detalle. Los tratamientos son racionales, y en un sólo caso se recurre a remedios mágicos. El papiro contiene las primeras descripciones de suturas craneales, de la meninge, la superficie externa del cerebro, del líquido cefalorraquídeo, y de las pulsaciones intracraneanas. Según un grabado de una losa sepulcral en Saqqara, Imhotep preconizaba la aplicación de presión en las arterias carótidas para calmar la cefalea, al disminuir el flujo de sangre al cerebro.

0 comentarios: