viernes, 20 de junio de 2008

Tocayo

Todos la utilizamos alguna vez para designar a alguien que tiene nuestro mismo nombre.
Su origen nos lleva a la Roma de los patricios, a la Roma rica y a la fórmula que utilizaban éstos para contraer matrimonio. Cuando la comitiva nupcial llegaba a la puerta del futuro marido, el hombre le reguntaba a la que sería su futura esposa:
- ¿Quién eres tú?
Y ella respondía con la siguiente frase sacramental:
- "Ubi tu Cayus, ibi ego Caya" (Donde tu seas llamado Cayo, a mí me llamarán Caya)

Esta frase significaba que allí donde yo esté, seré igual que tú...

0 comentarios: